Situación actual de las mujeres indígenas mayas y la Covid-19

En el marco de las actividades de la ONU por el Día Internacional de la Mujer Indígena, especialistas analizaron la situación actual del rol y futuro de las mujeres mayas en Guatemala; así como el impacto de la Covid-19 en sus comunidades. El evento fue organizado por la oficina de UNOPS en Guatemala y contó con la participación de ONU Mujeres.

En Guatemala los pueblos indígenas constituyen el  43.5 por ciento de la población, uno de los porcentajes más altos de América Latina. Por ello, y a fin de profundizar en el conocimiento sobre el papel actual de las mujeres indígenas se realizó el Conversatorio Virtual: “Impacto de la pandemia de COVID-19 sobre las comunidades y mujeres indígenas: una mirada hacia su futuro” el 11 de septiembre, 2020. La reunión se enmarca dentro de la celebración por el Día Internacional de la Mujer Indígena.

El evento contó con la participación de Delfina Mux, consultora de varias agencias de la ONU, pedagoga, educadora, con amplia experiencia en la cooperación internacional y organizaciones de sociedad civil y el Estado. Se ha desempeñado en altos cargos de la Secretaría de Planificación y como Asesora en políticas públicas de la Secretaría Presidencial de la Mujer,  actualmente es Coordinadora del Programa Pueblos Indígenas en OXFAM Guatemala.

De igual modo, participó Teresa Zapeta, quien ha sido Defensora de la Defensoría de la Mujer Indígena (2004-2008), también ha trabajado para Onu Mujeres como Coordinadora Regional del Programa Mujeres Indígenas para Centroamérica y actualmente es Directora Ejecutiva del Foro Internacional de Mujeres Indígenas-FIMI 

Según Delfina Mux, “debemos cambiar el enfoque de la mujer indígena pasando de denominarse como -Población Vulnerable- a ser -Sujetos de Derechos Sociales, Políticos y Económicos-. Este cambio de paradigma nos permitirá reorientar las formas de relacionamiento, los programas y las políticas públicas. No es posible alcanzar los ODS y la Agenda 2030 si no se reconoce la diversidad de los pueblos indígenas. Por ello, es necesario incluir el enfoque de derechos de mujeres indígenas”.

Durante el conversatorio se analizó el impacto de la COVID-19 en los modos de vida de las mujeres indígenas; así como en la desigualdad de acceso a los sistemas públicos sanitarios, seguridad alimentaria y servicios básicos. 

Al respecto, Teresa Zapeta complementó “la Covid-19 demostró el limitado acceso a la salud por parte de las mujeres indígenas. En las medidas tomadas por las instituciones gubernamentales hay un gran desconocimiento de los sistemas ancestrales de salud. Además, debido a la emergencia se ha presentado un aumento en la carga de trabajo que afectó, en mayor medida, a las mujeres indígenas y las restricciones afectaron el comercio (informal), este contribuye directamente al sustento familiar. Por otro lado, tenemos un problema de brechas en educación, la educación no está llegando a las niñas indígenas, en muchas comunidades no tenemos luz, ni internet”.  

Las mujeres indígenas deben ser sujetas de derechos y ser parte activa en la construcción de las políticas y programas estatales para reducir desigualdades de género y étnicas. Ellas, mejor que nadie, conocen las necesidades de sus comunidades; así como las estrategias para hacerle frente a estos desafíos. 

Con relación al punto anterior, las expositoras mencionaron que se vienen realizando esfuerzos y avances en materia de participación política y ampliar la presencia de mujeres indígenas en espacios de toma de decisión. Aunque aún hay mucho camino por recorrer. “Al interior de las comunidades indígenas estamos aplicando normas de gobernanza responsable; recuperando conocimientos; liderando procesos propios de educación y prevención sobre el impacto de la COVID-19. En la seguridad alimentaria se vienen tomando acciones como huertos y la agricultura familiar. También estamos promoviendo la colaboración con los gobiernos para la respuesta a la emergencia; así como las alianzas con los diferentes sectores”, enfatizó Teresa Zapeta. 

La representante de ONU Mujeres en Guatemala, Adriana Quiñonez, respaldó el objetivo del conversatorio ya que permitió traer estos temas a discusión. Así mismo, complementó “Desde Naciones Unidas, venimos trabajando por las mujeres indígenas como protagonistas del desarrollo. Estamos lanzando una plataforma política con muchas actividades a fin de sumar esfuerzos e iniciativas. Por ejemplo, dentro del convenio UNOPS - ONU Mujeres tenemos la oportunidad de liderar adquisiciones públicas pensadas para mujeres; confiamos en esta alianza para poner a las mujeres en el centro de los mercados, la economía y la inclusión social”.

El 5 de septiembre de 1983 se declaró esta fecha como el Día Internacional de la Mujer Indígena, en honor a Bartolina Sisa, heroína aimara, asesinada el 5 de septiembre de 1782 a causa de liderar el levantamiento en contra de las injusticias. Para el sistema de las Naciones Unidas la igualdad de género es una alta prioridad. A pesar de que las mujeres y niñas conforman la mitad de la población mundial, las desigualdades de género persisten en todos los sectores.

Contactos de prensa
Entidades de la ONU involucradas en esta iniciativa
ONU Mujeres
Entidad de la ONU para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer
UNOPS
Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos